La Columna de Renko

El Amor es como un viaje a otra galaxia, algo extraordinario, pero inalcanzable.


El Amor es como un viaje a otra galaxia, algo extraordinario, pero inalcanzable.

No creo en los bloqueos de escritor, sino en el miedo a escribir sin la certeza de que el resultado será bien recibido, creo en la parálisis de unos dedos que de tanto hibernar se han engarrotado por falta de movimiento, creo en los corazones rotos que de tanto romperse se niegan a abrirse una vez más para dejar entrar a quién sabe quien, creo en las ausencias que nos hacen sentir extraños al volver a un lugar y no saber cómo encajar en un ambiente nuevo y distinto al que dejamos. No creo en los bloqueos de escritor ni en las páginas en blanco, creo en las manos frías y la mente dispersa, en el revoloteo de ideas y pensamientos como el girar de hojas secas dentro de un remolino en el cual es difícil decidirse por una sola hoja y encontrarla especial y diferente a las demás. Creo en la inercia de un beso que lleva al siguiente, en el pensamiento plasmado en un papel que lleva a otro, en la gota que se suma a otra hasta convertirse en un caudal, creo en la convivencia diaria que lleva al Amor, en la sonrisa eterna que nos hace volver por más,  en el aroma a prohibido del que no se puede escapar y en la resiliencia de nuestra especie.

¿Que si me costó trabajo escribir esta columna?, no más de algunas horas para escribirla y varios meses de piedra-papel-tijera para obligar a mis dedos a moverse una y otra y otra vez hasta que la gota se convirtiera en chorro y el chorro en charco. Las introspecciones son malas, las comparaciones son malas, la envidia es mala, el observar el mundo en exceso es malo y el silencio prologado es fatal… para los escritores, porque la falta de acción nos pone en la caja fría, en el congelador de las ideas y un escritor que no escribe se convierte en una computadora arrumbada que tarde o temprano se volverá obsoleta. Mientras meditaba en emerger de mi silencio, Twitter cambió o cambié yo, a mi regreso de unas largas vacaciones nada me sabía igual y hacer un tuit requería un despliegue descomunal de energía del que no me sentía capaz, ni qué decir de pensar en escribir una columna, un relato o continuar “Chocolate amargo” en Wattpad. En mi defensa diré:  ¿a quién no le va a dar miedo volver a su barrio y darse cuenta que no hay caras conocidas y que el comité de recepción es una banda de malandros que se han apropiado de cada esquina.

Pensando en lo distinto que se veía Twitter con sus miles de buenas cuentas con escasos “me gusta”,  con sus hordas de perfiles de prostitución a descubierto, sus millones de bots en venta, las cuentas de milennials con decenas de miles de seguidores y cientos de tuits con 240 caracteres en los que desplegaban su profunda filosofía y amplia “experiencia” en el Amor me hallé a mi mismo sin saber de qué escribir.  Cuando lo importante me parecía haber sido dicho por unos cuantos y los espacios vacíos haber sido cubiertos por los que no se fueron o los que llegaron después. Entonces recordé a esos corazones rotos que de tantos golpes, ahora están cerrados ante la incertidumbre del Amor y entendí que si a mí me daba miedo el teclado, cómo no habrían de sentir temor aquellos que ven el Amor como un viaje a otra galaxia, algo extraordinario, pero inalcanzable para sí mismos. Un sentimiento que sólo es idealizado y soñado, pero rara vez conseguido. Cuando observas una sociedad que da la percepción que “en la actualidad nadie quiere compromiso todo es sexo y sexo y nadie se fija en los sentimientos”, me topé con un detalle que me había pasado de largo, un motivo para escribir.  Esa detalle era la cruda verdad de que no había nadie que pensara en los corazones rotos; los amores prohibidos; las pasiones clandestinas; las infidelidades a puerta cerrada; los fracasados del Amor, los pesimistas y los desconfiados; los que buscan una conexión más allá de la sexual; los que disfrutan del sexo, pero lo quieren con sentimientos incluidos. Busqué en Internet si alguien estaba atendiendo a esos espíritus sin brújula, si alguien había reparado en sus almas ariscas, encontré a muchos predicando desde una cámara y un micrófono, pero a ninguno que se asomara en la profundidad de su desasosiego a pesar de la claridad de sus lágrimas y la notoria necesidad de una esperanza de que existe el Amor verdadero.

No confío en los gurus de YouTube que ofrecen trucos y técnicas para conquistar a la mujer o atraer al hombre de tus sueños, porque un Amor que se consigue con la manipulación de la realidad está condenado a la desilusión cuando la cortina de humo se desvanece y las personas se muestran tal como son. Creo en el poder de la voluntad, en la fuerza de la determinación, en la magia de la convivencia, en la singularidad de cada ser humano para distinguirse del resto, creo en la fuerza de atracción de una personalidad auténtica, de un sentido del humor natural y un corazón noble con buenos sentimientos. Creo en la inmensidad de nuestra de especie que nos ofrece la oportunidad de encontrar no solo un alma gemela, sino decenas de ellas entre los millones de habitantes de este planeta, a veces en la misma ciudad, incluso en la misma calle y en otras ocasiones, del otro lado del planeta. Creo que cuando se trabaja en uno mismo de adentro hacia afuera, las puertas del corazón se reparan, las alambradas se caen y llega la oportunidad de enamorarse de un nuevo Amor o enamorarse de nuevo de un viejo o conocido Amor.

Creo que sigo siendo capaz de proyectar esa luz que ayude a los que están perdidos en la oscuridad de nuestra sociedad materialista y superficial a encontrar su camino, lo creo con firmeza porque cuando llegué a este lugar lo único que hice diferente fue hablar con el corazón en la mano de mis amores, de las veces que me rompieron el corazón, de los enamoramientos en los que con gusto entregaba el alma por una sonrisa y una promesa incierta en la mirada, de las pasiones clandestinas que envenenaban mi sangre con la dulce adicción de la adrenalina y el deseo escondido, de los amores virtuales que me enseñaron a ver dentro del alma antes que debajo de la ropa, de  las tristezas,  ausencias y  nostalgias que llegaban a morderme el cuello o hablarme al oído en los días nublados y las noches de luna llena.

No creo en bloqueos de escritor, ni páginas en blanco, no creo en ellos mientras tenga debajo del pecho un corazón que late y se sigue enamorando sin importar las veces que salga astillado o dinamitado en mil pedazos, porque amar es una experiencia tan maravillosa y placentera que al igual que la felicidad, lo importante no es el destino, sino el camino que se recorre cada día en compañía de esa persona que es nuestro Amor verdadero, el Amor de nuestra vida…en ese momento de nuestra vida.

Posdata
Trabajo en un nuevo proyecto literario del que tendrán noticias tan pronto sea el momento apropiado para darlas.

Germán Renko@ArkRenko
Autor del libro “Con las Alas en Llamas”

Recomendado:
La tercera cita
Los caminos para amar
Un método infalible de seducción (Ensayo fallido)

Nota del autor: todos sus comentarios son bienvenidos y se agradecen, pero están sujetos a aprobación por lo que aparecerán publicados y serán respondidos tan pronto sanen las heridas de sus pedradas.

 

Anuncios

Acerca de Germán Renko

Escritor, bloguero y tuitero. Autor de: Con las Alas en Llamas. “Si no era Amor, era vicio. Porque jamás una boca me hizo regresar tantas veces por un beso”.

Comentarios

3 comentarios en “El Amor es como un viaje a otra galaxia, algo extraordinario, pero inalcanzable.

  1. Gracias por tan bellas palabras Germán, eres tan buen escritor que sabes perfectamente lo que escribes, utilizas las palabras adecuadas para mover todo lo que tenemos dentro, así sea esté hecho pedazos.

    Besos enormes!

    Publicado por Lis | 29, mayo, 2018, 11:10 pm
  2. Wow , es tan sublime y hermoso, me hizo suspirar tantas veces 💞

    Publicado por Tanya | 30, mayo, 2018, 10:12 am
  3. Tenerl altibajos en la vida es de lo más normal por algo se nos extendió un cuerpo sensible que nos hace perceptible de mil sensaciones buenas, medias y malas; eres un escritor que sabe llegarle a tu público en donde lo necesita, cada palabra que plasmas y llega a alguien más es capaz de remover lo más profundo de nuestros sentimientos sea cual sea la situación en la que nos encontremos como lectores… eres grande Germán Renko no pares, si has decidido dirigir tu mente y letras hacia los corazones rotos hazlo, llena de júbilo nuestras almas porque todos tenemos un corazón roto que sanar!!!!

    Siempre tu fiel lectora Bellaliz

    Publicado por Bellaliz | 30, mayo, 2018, 10:24 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

PATROCINA UNA OBRA LITERARIA

Sígueme en Wattpad

Follow El rincón tortuoso de mi conciencia on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 160.465 seguidores

Sígueme en Twitter

Comentarios recientes

Obdulia Rivera Resen… en Carta de un hombre
Bellaliz en El Amor es como un viaje a otr…
Tanya en El Amor es como un viaje a otr…
Lis en El Amor es como un viaje a otr…
Kimberly Giron en Un sueño en la arena
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: