Relatos Eróticos

Empiezo a despertar poco a poco


Empiezo a despertar poco a poco…  tanteando en la cama siento tu presencia, percibo tu calor junto a mi, siento como se arremolina una fuerza incontenible en mi ser, que sube desde mis tobillos y otra que baja desde mi cabeza para hacer epicentro en mi entrepierna, la penumbra aun impera en la habitación y se perfecto cual es mi sentir y querer, sigiloso inicio el descenso hacia el medio de la cama, sin hacer ruido, sin llamar tu atención, dormida entre sueños no imaginas lo que planeo… acerco mi cara ahí, donde mi olfato percibe ya el aroma que enciende mis sentidos, en proporción directa a mi deseo es la calma con la que me muevo, retirando lenta y cuidadosamente los obstáculos que separan mis labios de tu mas fina piel… ¡la deseo!, quiero empezar ya a degustar tu sabor, lo pienso y reprimo las ganas de arrancar la tela, alcanzo mi objetivo… desnudarte, justo antes de que te remuevas en tu espacio inquieta apenas, empiezo a besar la piel de tus muslos con ternura, suavemente…rozándolos apenas con mis labios, dejando un rastro de húmedo calor, voy acercándome a la siempre acogedora morada de mi carne embravecida, acaricio con placer la piel que cubre su entrada, humedeciéndola con mi saliva, separando sus pétalos con la punta de mi lengua, voy serpenteando lentamente hacia arriba y luego hacia abajo… hundiéndola cada vez mas…y mas, hasta que la ambrosía comienza a manar generosa, goloso la lamo… la bebo sin tregua, ¡ah como te disfruto!, te agitas inquieta de nuevo, moviendo tus piernas y brazos acompasadamente, suaves gemidos se escapan de tu garganta, como debatiéndote entre el placer y el sueño, mis labios se acercan a tu botón de amor, lo he dejado para el final a propósito, para coronar la calma de mi campaña, lo tallo con la mas sutil forma de mi lengua, un punto de carne rozando a otro punto, una punta húmeda y caliente, golosa e incansable que te acaricia con infinita ternura… con mucho Amor, provoco tu botón con caricias de sube y baja, lo mojo con mi saliva y con tu jugo, lo muevo con dulzura, despertándolo de su letargo con mis jaloneos, intrépido tiro de el hacia un lado y hacia el otro, escucho tu respiración subir y bajar mas fuerte, tus piernas moverse excitadas, te siento agitarte en el lecho loca y despierta ya por el deseo, subiendo el volumen de tus hermosos jadeos y aumentando con ese simple hecho el ritmo de mi chupeteo, desquiciándote a cada lamida, cambiando intensidad y dirección, excitándome con tu excitación e inspirándome en tu manera de gozar el Amor, con mis caricias te digo todo lo que por mi mente y pecho transita, mis manos mantienen a raya dos tenazas que pugnan por aprisionar mi cabeza, que impulsan tu cuerpo hacia un lado y otro, haciendo que mi rostro te persiga sin piedad e imbatible, te doy todo lo que se te gusta, giro la punta de mi lengua sobre esa pedacito de fresa y cielo, la giro hacia un lado, luego hacia el otro, intercalo líneas verticales y horizontales, que son cada vez mas rápidas… cada vez mas intensas… mas profundas, me enerva escucharte gritar emocionada, darte un poco menos de lo que pides y así alargar esos instantes intemporales de gozo supremo, siento que ya viene, y libero la fuerza completa de mi deseo, no mas pausas no mas represión, ¡y llega como tromba!, mis manos no pueden detener mas las tenazas, éstas me aprietan la cabeza, y ni aun eso hace que mengüen mis esfuerzos, que ahora con increíble lentitud y delicadeza acompañan a las oleadas de tu éxtasis divino con suaves y lentas caricias alrededor de tu botón escondido, prolongando todo lo posible ese momento.

Agotada y agitada, aflojas la tenazas, y las cierras sobre mi cuerpo, jalándome con ellas hacia arriba, donde me esperan un par de brillosos luceros, los mas bellos y sinceros, me abrazas y pegas a tu pecho, mientras abajo, dos montes se encuentran y sin saber como ni a que horas dos carnes se funden en una sola, y empiezan juntas la danza eterna, ¡ah que exquisito placer sentir tu carne ahorcando mi carne!, ahora iré al cielo y bajaré un diluvio, mi diluvio a tu cueva.

Germán Renko

@ArkRenko
Autor del libro “Con las Alas en Llamas”
www.AlasEnLlamas.com

 

Acerca de Germán Renko

Escritor, Conferencista y columnista. Autor de: Con las Alas en Llamas. “Si no era Amor, era vicio. Porque jamás una boca me hizo regresar tantas veces por un beso”.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sígueme en Wattpad

Follow El rincón tortuoso de mi conciencia on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 160.465 seguidores

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: