La Columna de Renko

La tercera cita


BmjRfE5CEAAdHSv

La tercera cita

¿A la tercera va la vencida o a la quinta?

Eran las ocho de la noche en un viernes de verano, por lo que el clima estaba húmedo y caliente. Afuera en la acera se estacionó un auto con música de moda a alto volumen, por sus ventanas se escapaban las voces de varias chicas gritando la pegajosa melodía, era indudable que el grupo traía su propio ambiente y subía nítido hasta el segundo piso del edificio en el que Gabriela vivía sola desde unos meses atrás. El sonido característico del claxon de un Beetle le confirmó que sus amigas habían llegado por ella. Uno de sus perros empezó a ladrar inquieto por los ruidos de fuera, pronto los otros dos Poodles lo secundaron hasta que su dueña los tranquilizó con su voz y los mandó a buscar la pelota en la sala para alejarlos de la ventana ruidosa. Gabriela se asomó por entre las cortinas y gritó que bajaba enseguida, sabía que no la escucharían, pero verían su cara confirmando que era consciente que estaban en el estacionamiento. Echó una última mirada inquisidora a su minifalda negra; el mensaje, pensó, debería ser claro para el indicado. El calor era el mejor pretexto para salir de casa y escapar del falso abrazo de la televisión y el beso desangelado de la soledad. Casi a las nueve, Gabriela y sus amigas hicieron su entrada triunfal en el bar al que acostumbraban ir al menos una vez por mes, dentro el bullicio era veinte veces mayor al que las acompañó dentro del Beetle. Pronto estaban alegremente instaladas en la barra bebiendo margaritas cortesía del Ladies night, el viejo truco de los bares para atraer cabelleras femeninas, las cuales a su vez eran el anzuelo para que aparecieran los hombres, por montones. Aunque algunos estuvieran más interesados en beber que en cazar, había muchos otros capaces de hacer las dos cosas al mismo tiempo. Uno de ellos entabló plática con Gabriela al cabo de una hora de su llegada, después de intercambiar una o dos miradas, a él no le quedaron dudas que sería bien recibido por aquella chica de minifalda negra si tomaba la iniciativa. Llegó con su bebida apenas entrenada en la mano y una sonrisa de Ryan Gosling en la cara, como si el líquido fuera la arena de un reloj que determinaba cuánto tiempo se quedaría con Gabriela.

 

Bk_kMG4CYAAzKtO

Al paso de las horas fue evidente que se había quedado en el mismo sitio durante varias bebidas. Quizá fue el cuadro que ofrecían aquellas piernas en minifalda queriendo huir del calor o fue la coquetería inconfundible en el brillo de las miradas de Gabriela, pero él se quedó hasta que encontró el coraje para besarla. A los besos tímidos siguieron otros un poco más urgentes y desesperados, pasada la medianoche el ruido y el humo eran trinchera suficiente para permitirse toda la libertad que dos bocas requieren para reconocerse las ganas. Salieron del bar casi a la una de la madrugada, veinte minutos después de besos y manoseos mientras atravesaban la ciudad en el auto de él, llegaron al departamento de Gabriela. Subieron las escaleras, comiéndose a besos como dos enamorados. Solo trasponer la puerta, aquellas manos de hombre se convirtieron en garras de tigre. Gabriela se entregó a su acompañante con toda la intensidad y habilidad que su experiencia le permitieron, si se sintió sorprendido, no dio muestras de ello. Como gatos callejeros se revolcaron en el sofá de la sala, si Gabriela no hubiera encerrado a sus perros en el cuarto de lavar, habrían pisado a más de uno en su apasionado camino hacia la recámara. Gabriela había aprendido que en tales circunstancias era mejor hablar poco y mantenerse al mismo ritmo que su pareja para garantizar que llegaban juntos al mismo destino y así no se quedaba olvidada a medio camino, como esos corredores rezagados en un maratón que si llegan a la meta, pero caminando y perdida toda oportunidad de recibir algún premio.

 

BifClQkIEAAkPtx

Unas horas después, medio dormida, Gabriela lo acompañó a la puerta. Un beso ligero fue lo último que se dijeron y también lo último que supo de él. Por dos semanas esperó que sonara de nuevo su celular, cada vez con menos esperanzas de que sucediera.

— Otra vez —se dijo a si misma — otra vez que me pasa lo mismo, ya debería aprender que todos quieren lo mismo.

 

Bo-cV2aCMAA54bJ

“Sí, miren, lo correcto es no tener sexo hasta después de la 3er cita y no arruinar la vida del otro hasta después de la 5ta cita”. @maire_wink

 

 Bndb5YkIEAEWdSB

Llámenme anticuado si quieren, pero soy de los que creen que toda mujer debería aprender en algún lado, en el catecismo, en la Ouija, Facebook o con su mamá, que debe esperar todo el tiempo posible antes de irse a la cama con un hombre. En especial si es un desconocido al que seguramente no le verá ni el polvo una vez que se aleje de ella después del primer acostón. ¿Y si es un amigo que quiere ser algo más?, con más razón. Si ya hay amistad, el sexo prematuro puede arruinarla y sabotear cualquier opción para llevar la relación hacia el terreno romántico. ¿Y si es un novio con una relación de tiempo? A esperar, hasta que las cosas se den solitas. Al Amor verdadero no le hace ruido la pasión a destiempo, ¿pero cómo saber que es Amor verdadero? Es mejor darle tiempo y espacio para madurar y llevar las cosas al siguiente nivel. Los hombres siempre vamos a presionar, a buscar el sexo, con mil recursos y excusas, en la mujer recae la responsabilidad de determinar cuándo es el momento preciso, no esperen que un hombre les diga: “No, espera, no quiero tener sexo contigo hasta estar seguro que eres especial, la indicada”.

 

 

Bo7eaZrCQAAkXZO

El caso de Gabriela es tristemente muy común en la actualidad. Recuerdo que en mi época, en la ciudad donde yo vivía, había que esperar hasta un año o más para convencer a la novia de quitarse la ropa y patear los miedos. Ni se diga para condimentar el sexo con esos extras que lo hacen parecer cosa del demonio por el calor y la humedad que generan. Conforme pasaron los años, los tiempos fueron cambiando. El sexo entre parejas en el noviazgo pasó a ser más común, los medios y la publicidad lo volvieron más cotidiano y le quitaron el aura de pecado mortal, volviéndolo más atractivo para las mujeres; para los hombres siempre lo fue. También se volvió menos peligroso para ambos géneros, gracias a los anticonceptivos y los condones. Menos censurable, gracias a las películas y la televisión, que fueron quitándole ropa a las mujeres en los comerciales y las novelas hasta que llegó el día que se volvió inconcebible una película o serie para adultos sin su dosis de erotismo. Los tiempos fueron cambiando y yo me fui adaptando a ellos, más experimentado y confiado con las mujeres, aprendí que en esta nueva época no era necesario esperar un año para probar las mieles del amor, ni tampoco eran esperadas ni obligadas las promesas de amor eterno o de matrimonio. Aprendí que en el juego del Amor pierde el que está más desesperado y gana el que sabe jugar mejor sus cartas. Si en mis tiempos eran necesarios muchos pasos para ganarse la confianza de una mujer, en la nueva época solo era necesario ser el hombre correcto en el momento indicado. Un poco de humor, seguridad en sí mismo, descaro y audacia podían abrir las puertas de Roma en una misma noche. Con el tiempo aprendí a leer en los ojos de las mujeres aquellas señales del faro que daba la bienvenida a barcos que atracaban en puerto una sola noche y marchaban en la madrugada. Muchas veces fui uno de esos barcos, hasta que en alguna madrugada me topaba con algún puerto del que conservaba las coordenadas para regresar más de una vez, pero sin promesas ni contratos de nada. Rara vez una relación que empezó con sexo en la primera noche se convirtió en algo serio. No es que el sexo fuera malo o la chica fuera fea, realmente no somos tan mezquinos, aunque algunos sí. Lo que sucedía era que una vez satisfechas las ganas, no había nada más que me retuviera a su lado. El sexo es tan pacificador para los hombres, que una vez satisfechos se requiere una gran capacidad histriónica, un derroche descomunal de talento y personalidad de la mujer para sacarnos de nuestro sopor post-coito y grabarnos en algún lugar del cerebro las ganas de volverla a buscar. Los tiempos habrán cambiado, pero el viejo machismo sigue ahí, lo que fácil se obtiene, poco valor se le otorga.

 

 

BgTj6ifCcAAVlVC

 

En una época en la que el sexo es tan fácil de conseguir, es más difícil que una relación de cualquier tipo progrese en el terreno amoroso si la cama es el factor de reunión. Ojalá las mujeres, aprendieran a darse a esperar, que “hacerse la interesante” nunca estará pasado de moda y en cambio cada día transcurrido, cada mes de convivencia y reconocimiento siempre facilitará saber si ese hombre es el indicado para llevarse todo el premio. No soy mojigato, no pretendo que solo se acuesten con el que se van a casar. Lo que sugiero es que si van a relacionarse con un hombre, al menos se den la oportunidad de conocerlo y disfrutarlo por algo más que una noche y un orgasmo mal coordinado, que lo obliguen a conocer ese dechado de virtudes que como mujer tienen para ofrecer, más allá de la belleza de su cuerpo. El sexo es infinitamente más placentero cuando se realiza con alguien que nos conoce, respeta y corresponde la entrega en la misma medida que la ofrecemos. El sexo es divinamente más satisfactorio cuando hay cariño y emociones de por medio. Todo hombre necesita un templo de paz y armonía en donde recuperarse del mundo, ese templo es la mujer que ama.

 

Germán Renko

@ArkRenko
Autor del libro “Con las Alas en Llamas”
www.AlasEnLlamas.com

Recomendado:

Extractos de una charla
La mentira en las redes sociales
Twitter y las palabras
Los caminos para amar

Anuncios

Acerca de Germán Renko

Escritor, bloguero y tuitero. Autor de: Con las Alas en Llamas. “Si no era Amor, era vicio. Porque jamás una boca me hizo regresar tantas veces por un beso”.

Comentarios

22 comentarios en “La tercera cita

  1. Arkrenko. Hace un tiempo te leí y no me atreví a comentarte hoy te vuelvo a leer y me causas la misma sensación.lejos de ser un escritor eres como un amigo dando un consejo a la mujer de como tratar a un hombre si se le quiere conservar tienes mucha razón en tus palabras pero las niñas o mujeres de hoy se les olvidó cuidar el detalle aquel de no .meterse con cualquiera ..que lástima gracias por tus letras. Hoy empezaremos diciendo que se perdió el valor al te amo te quiero y te extrañó cualquiera dice te amo todos decimos te quiero y pocos extrañamos ..el amar ,a.la antigua… gracias hermoso..

    Publicado por eternamenteluna | 29, julio, 2014, 10:41 pm
  2. Me llegas al corazón una vez más. Es un placer leerte. Lo más bello… algunas adultas también necesitábamos estas palabras que, curiosamente, comencé a leer sin sospecharlo.
    Cariños. Todos mis besos para vos, desde Argentina.

    Publicado por Lu | 29, julio, 2014, 10:55 pm
  3. Yo también soy de ese tiempo en q “hacerse la interesante” era primordial. Hoy no quiero ser Gabriela, pero entiendo q puedo disfrutar de la comunión de dos almas y las mieles del placer sin buscar el amor eterno. Como siempre es un placer leerte.

    Publicado por La luna sola | 30, julio, 2014, 12:15 am
  4. nuevamente me has sorprendido con este texto y al leerlo me encuentro a mi misma en la historia de Gabriela se me llenaron los ojos de lágrimas y si Tenes razón en todo lo que escribís y sos como ese amigo que le da consejos a una amiga y en especial a las mujeres de como tratar y mantener a un hombre cerca besos desde Guatemala . 😉

    Publicado por Elena | 30, julio, 2014, 1:39 am
  5. Como siempre, una vez más mes has sorprendido, grandes palabras, muy ciertas y que acertado, en la realidad es verdad lo que me has escrito no es un cuento es la pura y santa verdad. Gracias Germán por llenarnos de tus letras y abrir nuestras mentes y llevarnos a mundos imaginaros, cada día desde que te conocí leyéndote no lo he podido dejar de hacer. Gracias mi estimado vicio. 🙂

    Publicado por Yezmita | 30, julio, 2014, 8:09 am
  6. (Creo que la emoción de leerte me hizo equivocar en mi redacción, aquí va corregida) Como siempre, una vez más me has sorprendido, grandes palabras, muy ciertas y que acertadas, en la realidad es verdad lo que has escrito, no es un cuento es la pura y santa verdad. Gracias Germán por llenarnos de tus letras y abrir nuestras mentes y llevarnos a mundos imaginaros con tus lecturas, cada día desde que te conocí ( tus letras) no he podido dejar de leerte. Gracias mi estimado vicio. 🙂

    Publicado por Yezmita | 30, julio, 2014, 8:14 am
  7. Sr. Renko, qué le puedo decir que no le haya dicho? Soy adicta a tu blog, más bien a tus letras! Cuanta razón tienes, “darse a desear” nunca pasará de moda y ojalá las mamás nos hablaran así, bueno espero yo poderle hablar así a mi hija en algunos años, porque sin duda se puede disfrutar de algo bonito sin ser el amor eterno y libre de remordimientos. Insisto en que eres la puerta abierta a los pensamientos de un hombre pero con guía incluido jejeje. Nunca me habían caído tantos “veintes” como hasta ahora, he podido empezar a cerrar capítulos precisamente porque comienza a hacerme sentido todo!! Eres el mejor amigo que me hubiera gustado tener pero seguramente ya hubiera sido víctima de tu seducción jaja. Besos, me encantó leerte!!

    Publicado por Susii Strada | 30, julio, 2014, 9:16 am
  8. Wow!!! Me dejaste sin palabras!!!!

    Quiero leer con las alas en llamas, me urge conseguirlo.

    Me encantan tus letras!!!

    Publicado por Paola Chávez | 30, julio, 2014, 2:51 pm
  9. hola mi poeta : no creo que un lugar de diversion de hombres y tragos encuentre el amor de tu vida solo pasa eso contados con los dedos de una mano, no puedes enamorarte de un hombre para siempre si no hay una historia detras o encuentros casuales de varios sitios desde alli nace una amor verdadero desde la historia desde la casualidad de verse seguido . para mi una noche de tragos es diversion y sexo casual ..si tu quieres ..el hombre vuelve si esa noche obtuvo mas que buen sexo …algo que lo flashee algo distinto …si no es casual es la realidad…el verdero amor el amor de tu vida viene detras de una gran historia y casualidades de algo que quede en tu pensamiento dando vueltas en tu cabeza esa mujer ..algo distinto en ella entonces el volvera para elegirte para el …

    Publicado por maria ines rodriguez | 30, julio, 2014, 3:18 pm
    • que buen comentario Maria Ines pienso lo mismo, sin decir que discrepo con la realidad que señala German Renko en este blog,,,el hombre vuelve si esa noche obtuvo mas que buen sexo …algo que lo flashee, algo distinto….y que lindo esa frase con la que concluyes tu comentario……el verdadero amor el amor de tu vida viene detrás de una gran historia y casualidades de algo que quede en tu pensamiento dando vueltas en tu cabeza esa mujer ..algo distinto en ella entonces el volverá para elegirte para el …

      Publicado por Cecilia Velasque | 30, julio, 2014, 10:14 pm
  10. Si estoy de acuerdo, entre más difícil sea una mujer, el hombre está detrás y enamorado, es algo que me enseñó mi madre y aunque los tiempos son diferentes y la mujer está liberada, la realidad es que al hombre le gusta lo difícil. Palabras muy ciertas. me encanta todo lo que escribes. Sí que sabes escribir lo que a una mujer le gusta escuchar!!! Saludos desde Colombia. Ya casi tengo el libro.con las alas en llamas!

    Publicado por jazmin- | 30, julio, 2014, 3:53 pm
  11. Excelente artículo. Es esencial para que una relación tenga la oportunidad de funcionar y crecer hacer esperar a la necesidad fisiológica hasta que la pasión y el sentimiento se fundan en uno solo. Un abrazote y gracias por ahondar en temas que nos hacen pensar y crecer. Siempre tienes las palabras justas para cada ocasión

    Publicado por MARIA BARILARO | 30, julio, 2014, 5:46 pm
  12. Por primera vez leí algo tuyo a través de este texto y me has sorprendido gratamente, realmente no sé porque tenía otra imagen de ti….. Digamos tal como tu lo dices Sextuitero, Seductor, Coqueto, Pervertidor, Carismático,Cínico, Conquistador y por lo que pude leer eres un hombre con valores y corazón, digamos buen tipo 🙂 Y pues me identifico contigo. No soy como Gabriela pero si una gran apasionada en el arte del amor y de vivir.
    Que sigan los éxitos Germán.

    Publicado por Elena Cortés | 30, julio, 2014, 8:54 pm
  13. Me has dejado pensando….meditando, reflexionando….esta es una realidad que quizás 9 de 10 mujeres en este planeta tierra hemos vivido…..y que al pasar los días nos hemos buscado una respuesta….siempre he querido saber lo que piensa y siente un hombre…..después de una situación así….gracias por compartirlo….para aprender, reflexionar y cambiar el rumbo de nuestras decisiones.

    Publicado por Cecilia Velasque | 30, julio, 2014, 10:16 pm
  14. Lo que fácil se obtiene, poco valor se le otorga, completamente de acuerdo, un mundo machista sin duda pero real.

    Publicado por Sandy | 31, julio, 2014, 3:33 pm
  15. Existen casos en los que simplemente quieres y deseas vivir… y esos casos es en los que olvidamos lo que puede pasar y decidimos vivir ese momento, después de tanto tiempo de sentirse muerto en vida, lejos del amor, de la pasión. gracias por esos consejos, buenos consejos.

    Publicado por lis | 6, agosto, 2014, 9:57 pm
  16. Buen consejo,buen relato,para reflexionar.
    Es verdad lo de gabriela y si en estos tiempos ya a las chicas no piensan en las consecuencias, solo piensan en diversion.
    Son irresponsables e inconsientes,al igual que muchos padres.

    Publicado por paytonperez | 20, septiembre, 2014, 8:22 am
  17. Me ha fascinado la historia. Mujeres como Gabriela están por doquier, más en la actualidad donde las mujeres somos más libres, seguras e independientes. Sin embargo, creo que a todos, en un momento dado, pasamos por esas etapas oscuras,(y no me refiero a tener sexo casual), simplemente, es algo que nos llega a pasar como proceso natural de madurar en la vida. Ese ciclo que llenamos con una vida de libertinaje, con poco control y que solo desaparece cuando encontramos “ese algo” que nos permite disfrutarnos como personas ante la realidad.

    Mis respetos por el autor. Debo confesar que hasta hoy supe de sus escritos por un amigo al que acusé de misógino, cuando expuso en su muro de facebook uno de sus pensamientos publicados en twitter. Quería conocer a Germán Renko, el autor, que despertó mi interés ante un pensamiento que pensé atacaba a una mujer y pocos minutos después solo puedo decir, que con lo poco que he leído de él, es un alma gemela, un serafin, con la que siento una afinidad increíble de pensamientos.

    Que GUSTO CONOCERTE, GERMÁN RENKO!!!

    Publicado por Yeni Varela | 27, febrero, 2015, 3:46 pm
  18. Mil gracias…..acaricias mi corazon con tus palabras…….gracias por ser mentor y mejor amigo…..

    Publicado por Cristina Ballesteros | 29, abril, 2015, 4:26 pm

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: GANATE “CON LAS ALAS EN LLAMAS” FIRMADO POR RENKO | El Rincón tortuoso de mi consciencia - 31, julio, 2014

  2. Pingback: ¿Quién es Germán Renko? | El Rincón tortuoso de mi consciencia - 19, agosto, 2014

  3. Pingback: Los números de ArkRenko.com en el 2014 | El rincón tortuoso de mi conciencia - 30, diciembre, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

PATROCINA UNA OBRA LITERARIA

Sígueme en Wattpad

Follow El rincón tortuoso de mi conciencia on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 160.311 seguidores

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: