Escritos Poéticos

No hay dos


“ese lunar a tres milímetros del centro de tu labio inferior”

Se dice que no hay dos personas iguales y con nadie se cumple más ese axioma que contigo. No había conocido a alguien que el “tan tan” le desquiciara tanto, ni que fuera capaz de hacer que el mundo se moviera en cámara lenta con solo verle reír, o que creara verbos, como ese que inventaste para nosotros cuando una mañana del mejor otoño de mi vida dijiste: “te prequiero”.

Puedo llenar una libreta con lo que encuentro único en tu apariencia, como ese lunar a tres milímetros del centro de tu labio inferior, estrella que orbita lejana del resto de soles apagados en tu cara. Le dedico una página entera a tus cachetes de algodón que convierten mis miradas en azúcar. Qué decir de las miles de sonrisas por tus cabellos vivientes que viven peleados con el orden. Admirables son tus cejas pobladas que compiten con un bosque o el fondo de tus ojos que le robaron su mejor verde y esa rara cualidad de que son grandes y no sé cómo, a veces, son rasgados y diminutos, pero nunca inexpresivos. Adoro la gracia y elegancia de tu cuello de escultura griega, del que brotan como raíces los huesitos de tus clavículas en las que puedo adivinar mi futuro.

“…brotan como raíces los huesitos de tus clavículas en las que puedo adivinar mi futuro”

Sin embargo, esta vez no quiero hablar de lo que alborota mi sangre porque quemaría el papel en que te escribo, pero sí de lo que amo por encima de lo más sexy que tienes a la vista, y por amadas me refiero a tus cicatrices, porque por ellas estás aquí y no lo digo de forma metafórica, sino en un sentido trágico y divino. A ellas doy las gracias y les venero mucho más que a lo que enciende mis venas, que no es poco y tu piel conoce a lo que me refiero.

Será que vivimos en una época de pobreza moral y cada generación viene con menos valores o que fuiste formada con todos y sin que se te desprendiera alguno con las sacudidas de la experiencia. Pero se notan tus principios, lo mismo en la prudencia de tu boca, que en el respeto con el que conduces tus pasos, mientras tu esencia encandila a quien se cruza contigo.

No es que te crea libre de defectos, si voy a hablar de ellos, diré que tampoco había conocido a alguien capaz de odiarme para toda la vida una hora, enojarse para siempre un día y amarme con locura en un segundo. No por nada te ganaste el apodo de “Margarita bipolar” al poco tiempo de estar juntos y es que esa dualidad de encender y conceder solo se observa en un corazón tan apasionado como noble y a ti, a ti no hay enojo que te dure cuando en tu pecho hay más espacio que en ninguno para las cosas lindas.

Voy a  revelar el misterio, lo que te hace especial es tu efecto en los demás, les sacas lo mejor y lo regresas multiplicado, he visto a los peores desmadres volverse ejemplo de responsabilidad a tu lado y a los más infieles jurarte Amor desesperado en la eternidad. Si quisiera nombrar una y solo una cosa por encima del montón que me has provocado, diría que no soy el mismo después de ti y nunca lo seré de nuevo. Aquel que fui es una piel que me quité en el camino hacia amarte para dejar a descubierto esta mejor versión que soy porque te amo y quiero estar siempre a la altura del Amor que recibo.

“…lo que te hace especial es tu efecto en los demás, les sacas lo mejor y lo regresas multiplicado”

Tal vez esto último es lo que para mí te hace más diferente que nadie, porque entre los siete mil millones de seres humanos que deambulan por este planeta, elegiste entregar ese tesoro que eres a uno nada más, a un hombre que no es el mismo que conociste, sino uno que te mira desde entonces como las flores al sol, como un niño a su madre, como el devoto a la cruz, como Adán a Eva, como el fuego al pasto seco, como el desierto al mar, como el escritor a la tinta y el papel, como el preso al azul de la ventana (¿recuerdas que dije que podría llenar una libreta?), un simple mortal que te mira como si el Amor que siente por ti fuera una ola expansiva que brota por sus ojos cada vez que te ve llegar, y ese al que elegiste para amar y respetar, para darte en cuerpo, mente y alma, ese afortunado soy yo.

Germán Renko @ArkRenko
Autor del libro “Con las Alas en Llamas”

Recomendado:

Acerca de Germán Renko

Escritor, Conferencista y columnista. Autor de: Con las Alas en Llamas. “Si no era Amor, era vicio. Porque jamás una boca me hizo regresar tantas veces por un beso”.

Comentarios

4 comentarios en “No hay dos

  1. Lo he sentido desde principio a fin… hermoso y apasionado!!!

    Publicado por Alejandra | 16, agosto, 2019, 5:47 pm
  2. Pero que belleza de escrito. Nunca te sentí tan enamorado y me alegro desde cada pedacito de mi alma. Tú dices que eres afortunado, pero puedo asegurar que la mujer que sienta un Amor como el que tú provocas, seguramente se sentirá la más especial y afortunada de la existencia misma. Me ha encantado y me haces sentir celos del bueno, de ese con buena vibra que no encuentra una palabra para sentirse la más feliz del universo porque alguien como tú, mi querido Germán, te lo mereces todo!!!

    ¡Abrazo gordo de oso desde Panamá, sonrisa de mi vida!😊🙋‍♀️

    Publicado por Yeni | 16, agosto, 2019, 8:34 pm
  3. Qué forma tan especial de mirar a los demás tienen algunas personas.

    Qué suerte cruzarte con ellas, y sobre todo, qué bonito que se queden bien cerca.

    Simplemente hermosa tu manera de describir el amor que sientes por ella.

    Publicado por Sofia. | 24, agosto, 2019, 1:40 pm

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Al alba | El rincón tortuoso de mi conciencia - 14, septiembre, 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sígueme en Wattpad

Follow El rincón tortuoso de mi conciencia on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 864 seguidores

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: