Escritos Poéticos

Ese Temblor Indolente


Ese Temblor Indolente.

Estoy aqui, con la pluma recien bañada en el tintero, esperando que las palabras que no saldrán de mi garganta se dibujen con gracia y fluidez sobre este papel.

Aun persiste vivo en mí, el recuerdo de esa noche. Ante nuestros ojos, la vista esplendorosa de la ciudad, de grandes manchas oscuras importunadas por miles de luciernagas artificiales; tú y yo en la cima, abrazados, posando nuestras miradas uno en el otro, sin querer apartarlas, ni parar de disfrutar la reciente cercanía de nuestros cuerpos, y revivo la sensacion de tus labios pegados a los míos, que me arranca un suspiro, anhelante e intenso.

¡Caramba, como echo de menos hoy tu boca!, sentir la tibieza de su piel, apenas humedecida, trabando una dulce lucha contra la ternura de la mía, contra esa dulce manera con que suelo morder tus labios y dejar que muerdas los míos, contra la inevitable manía de los pequeños soldados negros de mi barba por causarte invisibles heridas en tu barbilla.

Me llegan memorias de esa deliciosa danza tribal en que se trenzan tu lengua y la mía. Como dos lanzas que juegan a hacerse daño, logrando solo lo contrario. Si, echo de menos a morir el néctar de tu boca, la delicadeza de tus labios y cada uno de tus besos, los salvajes y los tiernos, los timidos y reticentes, tanto como los demandantes y atrevidos; los suaves y los mordelones; los de labios frescos como los de labios hinchados y doloridos; los echo todos de menos.

En sueños y despierto intento sentir de nuevo que aprisiono tus labios con los míos y apenas si logro reproducir por un segundo esa placentera sensación que antes jámas me habia estremecido. ¿Cómo pedirle a un ciego que acepte de nuevo las tinieblas cuando sus pupilas han sido milagrosamente acariciadas por los colores de la vida?, ¿Cómo he de habituarme a ver tu boca, sin pensar en morderla, tallarla, chuparla, besarla, estrujarla, jalarla, mojarla y disfrutarla en todas las formas conocidas y junto a ti reinventadas?

Sin pensarlo un instante, hoy aceptaría mil ardores escociendo mis mejillas, por sentir de nuevo el temblor indolente de tus labios en los míos.

Germán Renko

@ArkRenko
Autor del libro “Con las Alas en Llamas”
www.AlasEnLlamas.com

Acerca de Germán Renko

Escritor, Conferencista y columnista. Autor de: Con las Alas en Llamas. “Si no era Amor, era vicio. Porque jamás una boca me hizo regresar tantas veces por un beso”.

Comentarios

Un comentario en “Ese Temblor Indolente

  1. Wooooooooooo, me encanto.

    Publicado por Lupita Camacho (@CadyG) | 1, abril, 2012, 10:47 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sígueme en Wattpad

Follow El rincón tortuoso de mi conciencia on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 160.465 seguidores

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: